José Manuel Arlabán: “La actuación de Sodena durante la COVID-19 está siendo rápida y efectiva”

28 Abendua 2020

El consejero independiente de la sociedad pública adscrita al departamento de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra afirma que la Comunidad foral debe apoyar cualquier política económica que suponga inversión en el futuro. “Y Sodena debe estar alineada con esa estrategia”, añadió. Además, señaló como el próximo reto de la sociedad “la captación de proyectos internacionales del exterior”

No es la primera vez que José Manuel Arlaban Esparza forma parte del consejo de administración de Sodena, sociedad pública adscrita al departamento de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra. Lo fue también entre los años 1986 y 2001. Así que este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid y exconsejero foral de Economía y Hacienda, sabe de lo que habla y, sobre todo, el terreno que pisa. Lo demuestra la convicción que se intuye en sus respuestas. En ellas se comprueba la experiencia y la visión que aporta como profesional que desempeñó buena parte de su carrera profesional en puestos de responsabilidad de la antigua Caja de Ahorros de Navarra. También en empresas tan destacadas como AUNA, Amena, Tracasa o Bodegas Señorío de Sarría, entre otras. Un conocimiento acumulado que, sin duda, supondrá un beneficio extra para una organización de la que destaca su respuesta ante la COVID-19 y, como próximo reto, la búsqueda y captación de inversión extranjera para impulsar el desarrollo

¿Cómo analiza la función de Sodena para Navarra desde su nueva entrada en el consejo y hasta hoy?

Cuando volví a ser consejero de Sodena en septiembre del año 2019, pensé que la misión de Sodena era la misma que inspiró su fundación en el año 1986: “instrumento financiero en manos del Gobierno de Navarra para captar y desarrollar proyectos empresariales tanto locales como extranjeros”. En este sentido la Sodena que yo conocí, desde el año 1986 hasta el 2001 en que formé parte de su consejo de administración, atendía fundamentalmente a proyectos empresariales viables, muchos de ellos nuevos, que sirvieran para complementar el tejido empresarial de Navarra y que, por consiguiente, tuvieran unas expectativas prometedoras.

Mi sorpresa fue cuando observé que en el seno de Sodena había numerosas empresas que no respondían al criterio señalado anteriormente. Y esto se debió a que en 2010 o 2011 se fusionó Sodena con Nafinco, sociedad esta última que albergaba empresas en dificultades para dar acogida a aquellas que cumplían los requisitos establecidos en la “Ley Foral reguladora de la concesión de ayudas al saneamiento y relanzamiento de empresas en crisis”.

Con la citada Ley Foral se ponía en manos del Gobierno de Navarra todo un abanico de instrumentos financieros y fiscales con los que poder apoyar a las citadas compañías.

En coherencia con lo anterior las decisiones del consejo de administración de Sodena y por lo que se refiere a las empresas en crisis, deben valorarse desde esa perspectiva, lo cual, en los momentos actuales es especialmente relevante. Porque la crisis de enormes proporciones que estamos padeciendo a nivel mundial desde principios del año 2020 por los consabidos efectos ocasionados la COVID-19, que ha provocado fortísimas caídas en el PIB y el empleo, así como un riesgo evidente de la desaparición de gran parte del tejido empresarial, requiere de ayudas importantísimas en todos los países dirigidas a facilitar la supervivencia de empresas, incluso sectores de la economía, de los servicios, cultura necesarios para las generaciones venideras y que van a exigir apelar a la deuda sin contemplaciones. No en vano, países que abogaban tradicionalmente por una política ortodoxa de la deuda, como Alemania, entienden que en estos momentos y hasta que no se normalice la situación económica, deben dejarla en suspenso.

¿Cómo ve a Sodena como instrumento financiero para el lanzamiento, crecimiento y consolidación de empresas navarras?

Ese era el propósito fundamental, en mi opinión, de la Ley Foral 1/1984 de 2 de enero de creación de Sodena y debe continuar siéndolo en el futuro. El análisis del papel de Sodena en estos casi 37 años de andadura resulta ser muy satisfactorio, útil y necesario. Por lo que se refiere a las pequeñas y medianas empresas, las labores de asesoramiento y contactos con todos los departamentos, tanto del Gobierno de Navarra como de la nación e incluso de la Unión
Europea y su ayuda a la elaboración de planes de viabilidad, entiendo que deben ser bien valorados por quien los ha de recibir.

¿Y su trabajo en la captación de inversión exterior?

Quizás se está viendo condicionada por la inestabilidad comercial a nivel mundial, por las guerras comerciales de Estados Unidos y China, por el Brexit y porque quizás el marco fiscal no es tan favorable, como lo fue antaño, para la implantación de empresas del exterior. Otras regiones tienen una normativa tributaria más atractiva para atraer proyectos españoles y extranjeros, y prueba de ello es la opinión de gestores de fondos de capital riesgo que son los auténticos predictores de proyectos empresariales y que buscan la ubicación fiscal más favorable. No obstante, y aun destacando lo anterior como atenuante, sí que es cierto que la tarea que usted señala en su pregunta es una de las tareas pendientes de Sodena en los últimos años, al menos en lo que se refiere a la atracción de proyectos de fuera de España.

¿Qué destacaría de la labor de apoyo que Sodena presta al Gobierno de Navarra en la Estrategia de Especialización Inteligente de Navarra?

El apoyo de Sodena a la Estrategia de Especialización Inteligente se concreta en el seguimiento y actualización del plan así como en apoyar a las entidades gestoras. Lógicamente y por coherencia con dicha estrategia, las inversiones principales de Sodena deben ir dirigidas a las seis áreas económicas que se han revelado como prioritarias en la S3 Navarra que son: automoción, salud, turismo, cadena alimentaria, energías renovables e industrias creativas y digitales.

Creo que el Gobierno de Navarra en general y refiriéndonos en concreto al documento de Estrategia de Especialización Inteligente como una parte de su quehacer futuro, debe tener en cuenta necesariamente la situación creada tras la COVID-19. Como señalaba el execonomista jefe del FMI Oliver Blanchard, el problema ahora no es la deuda pública, sino que lo verdaderamente responsable es endeudarse para los fines adecuados. Y como también señalaba recientemente Paul Krugman, premio nobel de Economía, la deuda federal americana como porcentaje sobre el PIB duplicaba el nivel alcanzado en el año 2000 pero el pago de intereses como porcentaje del PIB ha bajado y ello es debido a la caída tan brusca de los tipos de interés. Situación que con alta probabilidad se mantendrá en un futuro próximo en la medida en que todo indica que los tipos de interés seguirán manteniéndose bajos en los próximos años.

Por consiguiente, creo que el Gobierno de Navarra debe apoyar en estos momentos cualquier política económica que suponga inversión en el futuro de Navarra y Sodena debe estar alineada con esa estrategia.

¿Cómo calificaría la respuesta que ha ofrecido la sociedad pública a la crisis provocada por la COVID-19?

La actuación de Sodena durante la crisis ocasionada por la pandemia está siendo rápida y efectiva. Se han puesto sobre la mesa un abanico de medidas en coordinación con las implementadas por el Gobierno español para contribuir a mejorar la situación actual.

Me consta la labor importante de Sodena trabajando junto con la iniciativa privada en varios proyectos empresariales con el fin de que merezcan la aprobación de los órganos directivos de la Unión europea. Conviene recordar el fondo puesto de reconstrucción acordado en el seno de la Unión Europea de 750.000 millones de euros en el Marco del Plan de Financiación Plurianual, denominado Next Generation EU para reactivar la economía, de los que a España corresponden 140.000 millones de euros con más de la mitad en ayudas directas. En mi opinión, deben destacarse dos cuestiones respecto a este fondo de reconstrucción: por un lado, como nunca antes había sucedido, la Unión Europea acudirá a los mercados emitiendo deuda, nunca hasta la fecha Europa se había planteado una emisión de deuda conjunta para financiar la recuperación ante una crisis; y por otro lado, la cantidad esperada en España es muy relevante y supone el 11% de su PIB. Por ello es muy importante que Navarra presente buenos proyectos y bien documentados, y es por lo que la labor de Sodena, en la parte que le corresponde, junto con la iniciativa privada, resulta de vital importancia.

¿Y su experiencia en relación con sus profesionales?

La preparación técnica del equipo de Sodena es muy buena y la relación con todas las personas que lo integran es sumamente cordial. Lo anterior no obsta para que, en ocasiones, hayamos mantenido posiciones diferentes, lo cual no debe entenderse como algo negativo, sino más bien al contrario. Sobre todo, cuando la interlocución es franca. Y en ese sentido, cuando he necesitado aclaraciones o profundizar en algún aspecto de un expediente, su respuesta ha sido inmediata.

Al margen de las consecuencias que traiga consigo la COVID-19, ¿cuáles son los principales retos a los que debe enfrentarse Sodena?

Como señalaba antes, entre los principales retos de Sodena de cara al futuro, debe destacarse la captación de proyectos del exterior, más bien referidos a los internacionales.

También considero que, a veces, el empresario que se acerca a nosotros no valora suficientemente lo que es tener un socio como Sodena. Nosotros sí valoramos los intangibles y los tenemos en cuenta para fijar nuestro porcentaje de participación, pero ellos han de valorar también los nuestros. Tener de socio a Sodena es tener al Gobierno de Navarra detrás con las puertas abiertas a todos los departamentos, es abrir una red de contactos tanto a nivel español como europeo fundamental. Por consiguiente, creo que es importante poner en valor que Sodena no aporta única y exclusivamente el músculo financiero a las empresas, sino también otro tipo de intangibles de enorme relevancia para ellas.

¿Podría definirnos Sodena en una frase?

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio